• Paulina

Estoy por casarme y tengo dudas

Actualizado: 15 de sep de 2019



Prepararse para una boda no sólo es la fiesta, la luna de miel, el vestido y la lista de invitados. Casarse es un proceso emocional muy importante en tu vida y si te estás sintiendo nerviosa es normal.


Hay muchas parejas que cuando están a semanas de la boda empiezan a tener dudas y preguntas fuertes como:

¿Es la persona correcta?

¿Me estoy conformando?

¿Me debí haber esperado más tiempo?


Es completamente normal que te estés haciendo estas preguntas. Si te sientes así lo primero que te va a ayudar es simplemente aceptarlo y saber que estás más sensible, trata de mantenerte tranquila. Respira y busca hábitos saludables que te ayuden y que no empeoren la cosa. Algunas ideas de lo que puedes hacer son:


Medita

En todos lados escuchamos que meditar es lo mejor para el estrés. Meditar ayuda para muchas cosas pero una de esas es que te ayuda a identificar en qué estas pensando. Después de unos minutos de meditar lo más probable es que te des cuenta de que casi siempre traes el mismo discurso dando vueltas. Esto te ayuda a identificar esos patrones. Velos como una grabación y no como la verdad, la verdad es que puedes cambiar el discurso por uno mejor y más amigable.


Toma tiempo para ti

Olvídate de planear, de los compromisos, del trabajo, de tu pareja incluso y concéntrate en ti. ¿Qué te divierte? ¿Qué te entretiene tanto como para que te olvides del reloj? Una de las primeras respuestas probablemente sea la tele, pero te invito a que te pongas creativa, sal a caminar, haz algo con tus manos, algo que implique creatividad. Vas a ver que una vez que acabes estarás más relajada y lista para regresar a lo que tienes que hacer más ligera.


Platica

Platica sobre lo que estás sintiendo. Lo más común es que sientas que estás sola y no es el caso, muchas personas han estado en tu lugar y lo peor que puedes hacer es aislarte. Si sientes que tus síntomas de estrés por la boda están superando lo normal te recomiendo que busques ayuda profesional. A veces el simple hecho de platicar con alguien que no te conoce y no tiene nada que ver contigo puede ser liberador. Además de que hoy en día hay muchísimas opciones de tipos de terapia. Lejos están los días de acostarte en el diván y platicar durante años todos tus traumas en la vida.


Por último recuerda que los nervios son normales y parte del proceso de casarse. Si te está abrumando busca ayuda. De nada sirve sufrir.


Cuéntanos en los comentarios ¿te sientes nerviosa?

19 vistas

© 2020 YoComprometida.

  • Facebook
  • Instagram